EN / ES
/ DE
INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN INMERSIÓN
Press release
{exh_download}

INMERSIÓN

Inmersión surge de una nueva vía de experimentación, en búsqueda de una expresión en el plano, es un método innovador en el que Josep Maria Sirvent emerge al exterior la imagen escultórica sumergida en su mente.

Como en su obra escultórica es una fusión y un punto de encuentro a la vez entre opuestos, complementarios que conforman la dualidad en si misma. Expresa en la profundidad traslúcida la expresión visual de las ideas sólidas en el pensamiento creativo.

La inquietud que le define le lleva hacia la necesidad de sumergirse en el plano como nos cita Arthur Koestler: “el artista retrocede para saltar más alto, una regresión temporaria hacia niveles más primitivos desinhibidos, seguida de un salto hacia delante”. Este hecho le descubre sensaciones situadas en el presente, la decisión constante, el trabajo directo y cambiante con las materias que cambian su estado en busca de una estabilidad relativa.

Inmersión es una expresión de la dualidad y la dialéctica presente en la obra del artista desde sus inicios, lo que él nos desea expresar, cómo los opuestos encuentran la contemporaneidad a través del enlazarse. Nos presentan una obra en la que la sensibilidad y la delicadeza se presenta en forma fuerte y rotunda, que nos invitan a descubrir la profundidad ligera, la transparencia con solidez, la razón inmersa en la emoción, el movimiento de las formas en un soporte estático y plano, lo rotundo y absoluto unido a la flexibilidad, el volumen inmerso en el plano.

Todas las fusiones, en las formas, en los materiales y en las obras, sean dípticos o trípticos, nos reflejan que cada uno de ellos es válido por si mismo, unidos crean un diálogo entre distintos.

La observación de su obra nos deja ver su deseo de ir más lejos, nos invita a abrir nuestras mentes hacia el interior para descubrir en la profundidad lo que es inexpresable en palabras.